Joe Biden a las puertas de la presidencia de Estados Unidos mantiene una impresionante remotanda en Georgia y Pensilvania

Joe Biden consiguió el jueves en la noche un empate porcentual en los estados de Georgia y Pensilvania, lo que le permitió sostener una tendencia a superar al presidente Donald Trump en ambas jurisdicciones, las cuales le darían la presidencia de Estados Unidos si los votos restantes favorecen su candidatura entre la madrugada y el día del viernes.

Con el 98% de los votos contados en Georgia, Biden empató con 49.4% a Trump, quien mantenía una leve ventaja de 1,775 sufragios cuando restaban unas 28,000 boletas por escrutar.

En Pensilvania, Biden consiguió otra impresionante remontada y logró un empate estádístico de 47%, cuando pasadas las 9:00 de la noche se acercó a Trump a menos de 45,000 votos de diferencia con decenas de miles de sufragios sobre la mesa.

La secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, explicó que quedan miles de votos por contar y que espera que el viernes sea declarado el ganador en el estado.

La jornada electoral iniciada el martes todavía sigue sin definir un presidente de Estados Unidos y Trump agitó a sus huestes reiterando un fraude del cual no acaba de presentar evidencias.

Trump cuestionó este jueves la integridad del sistema electoral del país, al poner en entredicho, sin pruebas, la legalidad de millones de votos y abrió la puerta a un largo litigio sobre el resultado de las elecciones.

En su primera comparecencia después de la que hizo durante la noche electoral, el mandatario hizo una declaración a la prensa repleta de falsedades sobre la legitimidad del proceso y no ofreció ninguna prueba sobre las acusaciones, en su mayoría sobre corrupción contra oficiales de estados clave como Michigan y Pensilvania.

“Es un sistema corrupto y hace que la gente se corrompa”, aseguró en una de las más polémicas declaraciones realizadas por un presidente de Estados Unidos.

Trump no aportó pruebas para sus denuncias de que los comicios se están amañando a favor de la “corrupta máquina demócrata”, pero insistió en que se está cometiendo un “fraude”.

La campaña de Biden reiteró este jueves que “será el próximo presidente de Estados Unidos”.

Algunos republicanos se desmarcaron de los intentos de Trump de declararse falsamente el ganador de las elecciones y de asegurar sin evidencia que los demócratas intentan “robarle” los comicios.

El senador por Florida Marco Rubio, quien hace poco habló en un evento de campaña de Trump, no se refirió directamente al presidente, pero tuiteó el jueves que si algún candidato cree “que un estado viola las leyes electorales, tiene el derecho de impugnar en una corte y presentar evidencia que respalde sus señalamientos”.

SHARE