Educar para la Felicidad

Educar para la Felicidad
Por Angel Palacio.
Reproducido por Darío Nin
Del libro “Educar es mucho Más”

Dicen que fue Rousseau el primero en hablar de educación para la felicidad.
No es verdad.
La educación está tan íntimamente ligada a la felicidad que sin el deseo de buscar la felicidad del menor, no hubiera educación.
Cualquiera madre sabe estos y por eso cuando corrige o castiga a su hijo, o cuando lo obliga a levantarse temprano para ir a la escuela, le dice: “es por tu bien”.

Prácticamente la totalidad de los educadores entienden que el fin de la educación es la felicidad. “Felicidad y educación están realmente, íntimamente conectadas, La felicidad debería ser un fin de la educación y la buena educación debería contribuir significativamente a la felicidad personal y colectiva”.(Nel Noddings).

Podemos apoyar a nuestros alumnos en el camino a un futuro feliz. Hoy sabemos que los adultos felices aprendieron desde pequeños a manejar sus sentimientos.
Las experiencias positivas de cualquier clase desde los buenos días de la siete de la mañana hasta la palmada en el hombro por un buen resultado pueden incluso cambiar un dia lluvioso en un torrente de sol.

Un niño feliz puede desarrollar su potencial y proceder a su desarrollo personal.

La educación es para entregarle al alumno esos tres bienes fundamentales que son la libertad, la inteligencia, y la responsabilidad. En la convicción que son un manantial inagotable de felicidad.

Si la condición para la felicidad es la libertad, la educación es justamente el camino a la felicidad.
Si la felicidad consiste en encontrarse, asimismo, como quería Neruda, la educación es el camino directo a la felicidad.

La escuela y la educación cambiarían si ponemos realmente a la felicidad como un fin serio de la educación.
La mayor felicidad que comunica la escuela es la satisfacción para el alumno de sentirse crecer , de sentir que asimila el mundo por medio de la ciencia, que se domina así mismo por la educación moral, que se prepara para ser útil a la sociedad (M Debesse II, 36)

Hasta la próxima.
AP/dn Sfd

SHARE