Conciencia y Prudencia

Por Da­rio Nin.

Hoy, como nun­ca, se re­cla­ma de la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na con­cien­cia y pru­den­cia.

Con­cien­cia para dar­nos cuen­ta de la reali­dad que vi­vi­mos: Un he­cho sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad o por lo me­nos en la épo­ca mo­der­na.

Con­cien­cia en las au­to­ri­da­des para que ma­ne­jen ins­ti­tu­cio­nal­men­te la si­tua­ción; asis­tien­do a los se­res hu­ma­nos sin im­por­tar ran­go so­cial, ban­de­ría po­lí­ti­ca, cre­do o na­cio­na­li­dad.

Con­cien­cia para que se to­men las me­di­das que se de­ban to­mar por el bien de la Na­ción y su so­cie­dad en con­jun­to, sin im­por­tar el cos­to po­lí­ti­co que se ten­ga que pa­gar.

Con­cien­cia en los sec­to­res eco­nó­mi­cos para que en­tien­dan que es­tos no son tiem­po para ama­sar for­tu­nas, sino de des­pren­di­mien­to.

Con­cien­cia para que se den cuen­tan que, si se aprie­ta de­ma­sia­do a al más, ne­ce­si­ta­dos se pue­de co­rrer las ros­ca que arro­ja­rían caí­das de sis­te­mas y po­si­cio­na­mien­tos en todo el mun­do.

Es­tos son tiem­pos de con­cien­cia y pru­den­cia para la re­fle­xión so­bre lo que ver­da­de­ra­men­te es im­por­tan­te. con­cien­cia y pru­den­cia, para que vea­mos los va­lo­res en los que es­ta­mos for­man­do a nues­tros hi­jos y a la ge­ne­ra­ción lla­ma­da a su­ce­der­nos.

Pru­den­cia para apor­tar nues­tra cuo­ta de com­pro­mi­so y ac­ción, no ex­po­nién­do­nos o ex­po­nien­do a otros in­ne­ce­sa­ria­men­te.

Pru­den­cia para res­guar­dar­nos vo­lun­ta­ria­men­te en nues­tras ca­sas y sa­lien­do cuan­do es­tric­ta­men­te sea ne­ce­sa­rio e im­pres­cin­di­ble.

Con­cien­cia para que vol­va­mos a lo mo­ral y a lo éti­co, vol­va­mos a lo eterno e in­co­rrup­ti­ble.

Hoy lo úni­co que tie­ne sa­li­da li­bre y sin res­tric­ción es la pru­den­cia, la con­cien­cia, la re­fle­xión y la ora­ción.

Da­rio Nin

SHARE