¿Misericordia o Sacrificio? La empatía como generadora de misericordia.

08 de abril 2021.-

Por Dario Nin.

¿A los ojos de Dios que es preferible la misericordia o el sacrificio? Antes de adentrarnos en su palabra tal y cual aparece en las escrituras, conviene que tengamos claro los dos conceptos.

Debemos entender por misericordia dos cosas pero que se complementan la una con la otra.  Desde el punto de vista humano la misericordia es: “la Inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda. Y desde la perspectiva cristiana la misericordia es la cualidad de Dios, en cuanto ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas.

En cuanto al concepto sacrificio entendemos: “Ofrenda hecha a una divinidad en señal de reconocimiento u obediencia, o para pedir un favor. Esfuerzo, pena, acción o trabajo que una persona se impone a sí misma por conseguir o merecer algo o para beneficiar a alguien.

Los términos o conceptos misericordia y sacrificio aparecen unidos en varias citas bíblicas. Partiendo del tiempo en que se expresó citamos a Oseas 6:6 aquí encontramos lo siguiente: “6 Lo que yo quiero es misericordia, y no sacrificio; ¡conocimiento de Dios, más que holocaustos! Mientras que en Mateo 9:12-13 encontramos: “12 Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos.13 Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento”. En el mismo libro de Mateo, pero en el capítulo doce encontramos: “12 En aquel tiempo, al pasar Jesús por los sembrados en un día de reposo, sus discípulos tuvieron hambre y comenzaron a arrancar espigas y a comerlas. 2 Cuando los fariseos vieron esto, le dijeron: «¡Fíjate! Tus discípulos hacen lo que no está permitido hacer en el día de reposo.» 3 Pero él les dijo: «¿No han leído ustedes lo que hizo David, cuando él y sus acompañantes tuvieron hambre? 4 ¡Pues entró en la casa de Dios y comió los panes de la proposición! Panes que ni a él ni a sus acompañantes les estaba permitido comer, sino solamente a los sacerdotes. 5 ¿O no han leído ustedes en la ley que, en el día de reposo, los sacerdotes que están en el templo profanan el día de reposo, y no se les culpa de nada? 6 Pues yo les digo que aquí está uno mayor que el templo. 7 Si ustedes supieran lo que significa “Misericordia quiero, y no sacrificio”, no condenarían a los inocentes; 8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.»”

Pues al escudriñar la palabra con el consecuente análisis nos damos cuenta que el Señor prefiere la misericordia al sacrificio y la misericordia nos ha de llevar a Inclinarnos a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda debemos ser empáticos y colocarnos en posición en que se encuentra el otro y su desventaja para entender porque actúa como actúa y ofrecer la ayuda que se necesita. ¡Sí, la empatía es productora de misericordia!  No hemos de olvidar nunca que el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo y como el mismo expresó: “Pues yo les digo que aquí está uno mayor que el templo”. Frente al mayor absoluto todo lo demás pierde significado.

Hasta la próxima

SHARE