Hace varios años la entonces Defensora del Pueblo doña Zoila Martínez Guante, propuso la construcción de tres hospitales en Haití, aunque el costo y la atención en sus inicios vinieran de la República Dominicana .
Con una visión de la urgencia que ameritaba el caso doña Zoila gritó como Juan, pero nadie le hizo caso.

La propuesta de la entonces Defensora del Pueblo fue la siguiente: “es preferible que todos los dominicanos pudientes, empresas nacionales, transnacionales radicadas en el país y organismos de cooperación internacional, aportemos económicamente en una cuenta única para que, por medio de un acuerdo entre la República Dominicana y Haití, se construyan en esa vecina nación tres hospitales equipados (dos maternos infantiles y uno general), además de auxiliares en sus inicios, enviando médicos.Además, estaremos contribuyendo a levantar ese devastado país y posteriormente evitar conflictos. ”
la propuesta de doña Zoila no encontró eco en ninguna sector de la sociedad, por el contrario muchos calificaron la idea como descabellada e improcedente. Hoy otro gallo cantaría de habérsele hecho caso.
Dan/SFD

SHARE