Buenos Aires 05 de enero 2022

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó este miércoles el uso los autotest de coronavirus. La medida se informó minutos antes de que se registrara un nuevo récord de contagios, con 95.159 casos en las últimas 24 horas.

Este salto exponencial en los contagios viene acompañado de un colapso en los centros de hisopados, tanto en la Ciudad como en los puntos turísticos de la Costa bonaerense, donde se forman largas filas.

Los laboratorios autorizados son Abbott, Roche, Vyam Group y Wiener. Se venderán en farmacias, aunque aún no está claro cuándo estarán disponibles, ya que tras esta decisión comenzará la importación.

Los productos aprobados son Panbio COVID-19 Antigen Self-Test; SARS-CoV-2 Antigen Self Test Nasal; SARS-CoV-2 Antigen Rapid Test (COVID-19 Ag) y WL Check SARS-CoV-2 Ag Self Testing.

Son de orientación diagnóstica y los usuarios deben recoger la muestra por sí mismos en base a las instrucciones de los fabricantes”, explicaron las autoridades sanitarias en un comunicado.

“La decisión se tomó en base a la documentación presentada y a partir del consenso surgido en las reuniones del Consejo Federal de Salud (COFESA) y de la solicitud del sector privado de poder sumar herramientas de autocuidado en el contexto de la pandemia”, agregaron.

Sobre la forma de venta, señalaron: “Los test de autoevaluación para la detección de SARS-CoV-2 (COVID-19) podrán adquirirse de modo individual, por instituciones públicas o privadas, o jurisdicciones siempre que se garantice el adecuado reporte de resultados”.

Las autoridades remarcaron que los resultados son orientativos. “Es importante aclarar que estas pruebas proporcionan resultados orientativos, sin valor diagnóstico concluyente, a excepción de que las jurisdicciones, en acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación y en base a la situación epidemiológica, consideren el resultado como positivo”, explicaron.

Cómo funciona y quién registrará el resultado
A diferencia de los test de uso profesional, donde la toma de muestra es a nivel nasofaríngeo, en el caso de los test de autoevaluación se realiza a nivel nasal o bien por saliva, según lo especifique el fabricante.

“En este sentido, es muy importante que la toma de muestra se lleve a cabo en forma correcta y que de inmediato se realice la prueba para evitar resultados erróneos”, remarca el comunicado

Si la persona no tiene síntomas o si la carga viral es baja, lo que puede ocurrir durante los días iniciales o finales de la infección, el covid puede ser no detectado por el test, por lo que un resultado negativo no descarta la infección.

Sobre cómo se hará el seguimiento, las autoridades sanitarias explicaron que deberán ser reportados por la persona que se realiza el test a la farmacia en la que lo compró.

“Para tener un seguimiento, los resultados deberán ser reportados de forma inmediata (en base al código de barra de cada empaque) una vez realizado el test, y se dispondrá de un plazo mayor cuando no hubiera sido utilizado, ya sea por el usuario individual o por un responsable de reporte en caso de gran volumen de test”, indicaron.

Los datos se alojarán en la base informática farmacéutica y serán informados al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) por las agrupaciones farmacéuticas habilitadas.

Los casos positivos serán integrados a la notificación de casos de COVID-19, mientras que los negativos serán clasificados como “negativo, sin clasificar”. Los casos de test inválido deberán repetirse para definir el resultado.

Si el farmacéutico no recibe el reporte del usuario una vez realizado el test, deberá informar de esa situación a la autoridad sanitaria jurisdiccional.

La medida había sido reclamada por el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós. “Es muy importante liberar los autotest de coronavirus”, había señalado el funcionario, debido a las largas filas registradas en los centro de hisopados que tiene la Ciudad.

La Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (CUBRA) salió a cuestionar los kits hogareños de detección rápida de antígenos. Aseguran que es una “práctica inconveniente” y que “no tiene valor de diagnóstico” de coronavirus.
Fuente Clarín
SFD/Dn

SHARE