WASHINGTON.-
enero 21, 2022
por Redacción:

El gobierno estadounidense presentó dos acusaciones criminales contra un empresario de doble nacionalidad haitiana y chilena por su presunta participación en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

Rodolphe Jaar, uno de los sospechosos claves en el caso, tuvo su primera comparecencia judicial ante la jueza Lauren Louis y fue acusado de asociación ilícita para cometer un asesinato o matar fuera de Estados Unidos, y de suministrar apoyo material que resultó en muerte, sabiendo que esa ayuda sería utilizada para preparar o realizar una conspiración para matar o secuestrar.

De ser encontrado culpable, Jaar podría ser condenado a prisión perpetua. En una audiencia que se realizará el 26 de enero su defensa podría pedir su libertad bajo fianza, aunque la fiscalía adelantó que debido a sus antecedentes criminales se opone a ello.

La jueza fijó otra audiencia para el 3 de febrero, en la que podría declararse culpable o inocente.

SEGUNDO EN ENFRENTAR LA MISMA ACUSACIÓN

Jaar es el segundo extranjero que llega a Estados Unidos para enfrentar acusaciones relacionadas con el asesinato del presidente haitiano. A comienzos de enero, otro de los sospechosos clave, el exsoldado colombiano Mario Antonio Palacios Palacios, fue acusado en el mismo tribunal federal con idénticos cargos.

De acuerdo con las acusaciones, Jaar y un grupo de aproximadamente 20 soldados colombianos y ciudadanos haitianos-estadounidenses participaron en un operativo para secuestrar o matar al presidente haitiano.

Los cargos alegan que Jaar estuvo presente cuando otro de los participantes en la conspiración —identificado solo como “conspirador número 1″— obtuvo la firma de un exjuez haitiano en un pedido escrito de asistencia para arrestar a Moïse.

Ese “conspirador número 1″, al que solo identifican en la acusación como un ciudadano haitiano-estadounidense, viajó desde Haití a Estados Unidos para avanzar con la conspiración y suministró el documento a otras personas. Luego, según los documentos, regresó a Haití el 1 de julio para participar en el operativo contra el mandatario de la nación caribeña.

HABLÓ A LA JUEZA DE SUS NEGOCIOS EN HAITÍ, NO DE LA ACUSACION

En la audiencia del jueves, Jaar respondió en inglés a algunas preguntas de la jueza para determinar si podía pagar su abogado o necesitaba uno del Estado.

Vestido con uniforme de preso de color beige y tapabocas, Jaar le dijo a la jueza que tenía negocios en Haití, pero que hacía seis meses estaba alejado de ellos y no recibía ningún tipo de ingresos. Agregó que tenía una cuenta bancaria con el equivalente a unos 2,000 dólares. No efectuó ninguna declaración sobre las acusaciones.

Jaar fue detenido en República Dominicana y según las autoridades estadounidenses aceptó voluntariamente ser trasladado el miércoles a Miami para ser juzgado en los tribunales federales. Permanece arrestado en una prisión federal del sur de la Florida.

Autoridades de República Dominicana dijeron que detuvieron el viernes a Jaar con ayuda del gobierno estadounidense, cuando intentaba ingresar desde Haití.

¡Comparte esta noticia!

SHARE