24 de febrero 2022

Kiev y Washington creen que las fuerzas rusas pueden tratar de hacerse con los edificios oficiales y apresar a la cúpula del Gobierno.

El Ejército ruso ha atacado varios puntos del país vecino con bombardeos de artillería pesada y armas pequeñas. Se estima que hay decenas de soldados ucranios muertos. Moscú no ha reportado ninguna cifra de bajas en sus filas.

Putin advierte de que cualquier interferencia tendrá consecuencias como nunca se han visto. Zelenski declara la ley marcial ante la ofensiva que llega por distintos puntos del país. Al menos diez ciudades ucranias, bajo agresión militar con un balance de decenas de muertos

El peor de los escenarios se ha confirmado. Vladímir Putin ha lanzado este jueves un ataque a gran escala contra Ucrania. Poco antes del amanecer en Moscú, en un discurso belicista y furibundo, el presidente ruso ha anunciado una “operación militar especial” en el Donbás, en el este de Ucrania. Minutos después del encendido mensaje del jefe del Kremlin, en el que dijo que buscaba “defender” a los ciudadanos de las regiones separatistas del Donbás de un supuesto genocidio, se registraron grandes explosiones en varios puntos de Ucrania. Desde Sloviansk y Kramatorsk a Járkov, a 30 kilómetros de la frontera rusa; incluso en Kiev, la capital. Al atardecer, tras intensos combates, el Ejército ucranio perdió el control del área de exclusión de Chernóbil, donde permanece bajo un sarcófago la central nuclear que en 1986 causó la histórica catástrofe, y que está en una de las rutas más cortas para llegar a la capital desde Bielorrusia.

Con bombardeos de artillería, equipo pesado y armas pequeñas. Por tierra, mar y aire. Por el este, el sur y el norte, las tropas rusas lanzaron veloces e insistentes ataques en distintos puntos del país en lo que podría ser el conflicto más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Las tropas ucranias contabilizan decenas de muertos y heridos; algunos de ellos, civiles. Moscú no habla de bajas.

Fuente primaria: El país
Dan/Sfd

SHARE