MEDITACIÓN DIARIA
El problema del orgullo
¿Piensa usted que su plan es mejor que el de Dios? La independencia proviene del orgullo, pero un corazón humilde vive en completa dependencia del Señor.

17 de marzo de 2022.

1 Samuel 13.1-14

El orgullo es una condición común a toda la humanidad. No importa nuestra edad, capacidad, estatus social o cultura, todos somos propensos a exhibir aspectos de esta actitud de autopromoción.

Como el primer rey de Israel, Saúl debía liderar siguiendo las instrucciones de Dios bajo el poder del Espíritu Santo. Para tener éxito, necesitaba recordar que su autoridad había venido del Señor; y sus responsabilidades incluían llevar a cabo el plan de Dios, liderar al pueblo con el ejemplo y obedecer los mandatos divinos. Pero como muchos de nosotros hoy, Saúl actuó como si el control le pertenecía a él, no al Señor. Por su orgullosa confianza en sí mismo, violó el mandamiento de Dios y ejerció funciones sacerdotales que no le correspondían.

Tal vez usted pueda estar pensando que esto no se aplica a su vida ya que no tiene una posición elevada. Pero, en realidad, sí se aplica. Como cristianos, hemos sido elegidos para ser el pueblo de Dios (1 P 2.9), y Él tiene un trabajo especial que cada uno de nosotros debe realizar (Ef 2.10). El Espíritu Santo habita en nosotros con el propósito de guiarnos y capacitarnos para que hagamos nuestra parte en el plan divino.

¿Piensa usted que su plan es mejor que el de Dios? La independencia proviene del orgullo, pero un corazón humilde vive en completa dependencia del Señor.
Tomado de: https://www.encontacto.org/lea/devocionales-diarios

1 Samuel 13:1-14
Reina-Valera 1960
Guerra contra los filisteos
13 Había ya reinado Saúl un año; y cuando hubo reinado dos años sobre Israel, 2 escogió luego a tres mil hombres de Israel, de los cuales estaban con Saúl dos mil en Micmas y en el monte de Bet-el, y mil estaban con Jonatán en Gabaa de Benjamín; y envió al resto del pueblo cada uno a sus tiendas. 3 Y Jonatán atacó a la guarnición de los filisteos que había en el collado, y lo oyeron los filisteos. E hizo Saúl tocar trompeta por todo el país, diciendo: Oigan los hebreos. 4 Y todo Israel oyó que se decía: Saúl ha atacado a la guarnición de los filisteos; y también que Israel se había hecho abominable a los filisteos. Y se juntó el pueblo en pos de Saúl en Gilgal.

5 Entonces los filisteos se juntaron para pelear contra Israel, treinta mil carros, seis mil hombres de a caballo, y pueblo numeroso como la arena que está a la orilla del mar; y subieron y acamparon en Micmas, al oriente de Bet-avén. 6 Cuando los hombres de Israel vieron que estaban en estrecho (porque el pueblo estaba en aprieto), se escondieron en cuevas, en fosos, en peñascos, en rocas y en cisternas. 7 Y algunos de los hebreos pasaron el Jordán a la tierra de Gad y de Galaad; pero Saúl permanecía aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él temblando.

8 Y él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había dicho; pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba. 9 Entonces dijo Saúl: Traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto. 10 Y cuando él acababa de ofrecer el holocausto, he aquí Samuel que venía; y Saúl salió a recibirle, para saludarle. 11 Entonces Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Porque vi que el pueblo se me desertaba, y que tú no venías dentro del plazo señalado, y que los filisteos estaban reunidos en Micmas, 12 me dije: Ahora descenderán los filisteos contra mí a Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehová. Me esforcé, pues, y ofrecí holocausto. 13 Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre. 14 Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

Biblia en un año: Jueces 13-15

SHARE