Montañas de escombros donde antes se encontraba un concurrido centro comercial en Kiev. El bombardeo tuvo lugar el lunes de madrugada y dejó al menos 8 muertos.

El toque de queda volverá a entrar en vigor este lunes por la noche hasta el miércoles por la mañana, en previsión de un posible asalto de las tropas rusas.

La vida continúa entre sirenas y explosiones, como recordó el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, quien hizo sonar una sirena con estrépito durante uno de sus discursos, para que el mundo no olvide lo que viven cada día los ucranianos.

“Por favor, no patrocinen las armas de guerra de Rusia -pidió Zelenski a los europeos-. No les deis euros a los ocupantes, cerradles todos vuestros puertos, no les enviéis vuestras mercancías, rechazad sus recursos energéticos, presionad para que Rusia se vaya de Ucrania”.

SHARE