La obediencia por medio de la meditación
La Biblia es necesaria porque ilumina la verdadera naturaleza de Dios y enseñarnos sus principios y mandamientos.

5 de abril de 2022

Algunos cristianos tratan de vivir dentro de la voluntad de Dios mientras abren sus Biblias solo en la iglesia. Esta práctica es similar a jugar al baloncesto sin conocer las reglas; lo cual genera errores y frustración. Para obedecer al Señor, primero hay que saber lo que Él ha dicho.

Una vez me salté la lectura de la Palabra de Dios durante una semana como una especie de experimento. En el transcurso de solo siete cortos días mi pensamiento pareció nublarse, mi actitud sufrió y podía sentir que mi corazón se enfriaba para con el Señor. Esa semana me confirmó que la Biblia no es solo para los domingos. Ella es necesaria porque ilumina la verdadera naturaleza de Dios y enseñarnos sus principios y mandamientos.

Solo después de leer la Biblia, podemos comenzar a meditar en sus versículos y dejar que ellos nos transformen. Al mantener nuestro enfoque en el Padre celestial y su Palabra, la meditación diaria nos ayuda a transformar el conocimiento bíblico en obediencia activa. Mientras meditamos en un pasaje, el Espíritu lo usará para enseñarnos la manera correcta de vivir, enderezar nuestro rumbo cuando nos desviemos, y capacitarnos para obedecer los mandamientos bíblicos. Él no solo nos revelará cómo aplicar la verdad a nuestra vida, sino que también nos dará su poder para hacerlo.

Salmos 119:9-16
Reina-Valera 1960
Bet
9 ¿Con qué limpiará el joven su camino?

Con guardar tu palabra.

10 Con todo mi corazón te he buscado;

No me dejes desviarme de tus mandamientos.

11 En mi corazón he guardado tus dichos,

Para no pecar contra ti.

12 Bendito tú, oh Jehová;

Enséñame tus estatutos.

13 Con mis labios he contado

Todos los juicios de tu boca.

14 Me he gozado en el camino de tus testimonios

Más que de toda riqueza.

15 En tus mandamientos meditaré;

Consideraré tus caminos.

16 Me regocijaré en tus estatutos;

No me olvidaré de tus palabras.Salmos 119:9-16 Reina-Valera 1960

Biblia en un año: 2 Samuel 4-6

SHARE