Superados los 50 días de guerra en Ucrania, los bombardeos rusos continúan. También, por primera vez en dos semanas, en la capital, Kiev, donde este viernes era atacada una fábrica de armas.

“Armas de alta precisión de largo alcance lanzadas desde el aire destruyeron edificios de producción de armamento en Kiev, así como un taller de reparación de equipos militares en Mikolaiv”, confirmaba el portavoz del ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov.

La intensificación de los ataques rusos responde, como ya se advirtió, al reciente hundimiento del buque Moskva en el Mar Negro y que supone un duro golpe para Moscú. Las informaciones fueron variando a lo largo de las horas respecto al ataque del famoso buque ruso, de 186 metros de eslora y con 500 militares a bordo, que este jueves habría recibido el impacto de dos misiles ucranianos. Aunque desde Moscú no confirman tal información, finalmente sí reconocían que el buque se había hundido, sin hablar de víctimas.

SHARE