En audio

mandela nelson

Nelson Mandela nació en un pueblo cerca de Umtata, en el Transkei, el 18 de julio de 1918. Su padre era consejero del jefe de Thembulandia. Desarrolló su educación hasta obtener una licenciatura en Artes en el Colegio Universitario de Fuerte Hare. A los 24 años, en 1942, se unió al Congreso Nacional Africano y se dedicó a la política. Ya dentro de este organismo político, Mandela se destruirá en un movimiento de masas que ejercerá a campesinos de la zona rural hasta profesionistas de las zonas urbanas.
Nelson Mandela, con vestuario tribal.
Mandela y otros jóvenes considerando obsoletas las viejas tácticas políticas de peticiones formales al gobierno segregacionista africano. Prefirieron un nacionalismo africano radical basado en la autodeterminación. En septiembre de 1944 se fundó la Liga Juvenil del Congreso Nacional Africano (ANCYL). De inmediato Mandela se destacó por su trabajo disciplinado y fue elegido secretario de la Liga (1947). Con ese puesto, vio como el Partido Nacional ganó las elecciones sudafricanas de 1948, con la plataforma política del Apartheid (segregación estricta de las razas blancas de color frente a la minoría sudafricana).Empezó a promover acciones como boicots, huelgas, desobediencia civil y no cooperación basada en los conceptos de Mahatma Gandhi en India, que se basa en políticas oficiales del Congreso Nacional Africano. (CONGRESO NACIONAL AFRICANO,
Nelson Mandela, muy joven, ya abogado y con traje occidental.
Para asegurar la aplicación del Programa de Acción, los jóvenes más militantes desplazaron a los viejos líderes del Congreso. Mandela fue elegido miembro del Comité Ejecutivo en 1950. El programa político pedía derechos irrestrictos de ciudadanía, representación parlamentaria directa, redistribución de la tierra, derechos sindicales y educación masiva para niños y adultos.
En 1952, Mandela encabezó la Campaña de Desafío de Leyes Injustas, que se basaba en la desobediencia civil. Se planeó como una bola de nieve que inició con voluntarios seleccionados que involucraban a más y más gente común, hasta culminar en un desafío masivo. Mandela viajó por Sudáfrica organizando la resistencia contra la legislación discriminatoria. Mandela fue arrestado y enjuiciado por la campaña, pero se descubrió que siempre abogaba por acciones pacíficas y la no violencia. Se le condenó por la campaña pero la sentencia fue suspendida, aunque poco después se le confinó a la ciudad de Johannesburgo por seis meses.
Nelson Mandela, con traje occidental, venta del juzgado.
Durante el período de confinamiento, Mandela pasó su examen de Derecho y se recibió como abogado. Practicó la abogacía junto con su compañero político Oliver Tambo. Fue elegido presidente de la Liga Juvenil y de la región del Transvaal, en el seno del Congreso Nacional Africano. Primero reforzó las ramas locales y regionales del Congreso Nacional Africano, en caso de que se prohibieran sus reuniones y se impidiera el enlace de sus líderes con las bases. Como abogado, se opuso a las leyes del apartheid que, entre otras cosas, ordenaron que quien no viviera en la zona designada cometía un crimen; quien no tuviera posesión legal de tierras, sería apresado. Bajo esta legislación se cometieron despojos de tierras y se reforzó la segregación.Mandela comentó: “Cada caso en las cortes, cada visita a las prisiones para entrevistarme con mis clientes,
A finales de los años 50 se enfocó en la lucha contra la explotación obrera y la segregación en las universidades abiertas. Este último punto argumentó que la amistad, la armonía interracial y la asociación de diferentes grupos raciales en las universidades eran una amenaza directa a la política de segregación del Apartheid. Por eso, la ley ordenaba que las universidades se cerraran para los estudiantes negros.
Fue perseguido, arrestado y encarcelado con otros en el famoso Juicio de Traición. Después de la masacre de Sharpeville, en 1960, el Congreso Nacional Africano fue declarado ilegal. El Congreso pasó a la clandestinidad y Mandela fue el líder de esta fase de la confrontación. Retó al gobierno segregacionista para que convocara a una convención representativa de todos los sudafricanos que dictara una constitución con principios democráticos. Si no se aceptaba su propuesta amenazó con una huelga general.
La gente respondió y el gobierno tuvo que lanzar la movilización militar más grande desde la Segunda Guerra Mundial. Mandela creó una sección armada para defender al Congreso, única opción luego de que todos los métodos pacifistas habían fallado.
Luego de un viaje a Etiopía, Mandela fue detenido a su regreso y sentenciado a cinco años de prisión por abandonar y entrar a Sudáfrica ilegalmente. Mandela hizo su propia defensa basada en que no podía reconocer un sistema de justicia compuesto sólo por blancos, ya que eran parte interesada. Tampoco reconocía las leyes de un parlamento que no lo representaba. Mandela encabezó estos argumentos con la sustentada: “Detesto el racismo porque lo considero bárbaro, venga de un hombre negro o un hombre blanco”.
Mientras estaba en la cárcel fue acusado de sabotaje en el Juicio Rivonia. La defensa de Mandela en este último juicio es histórico en la resistencia contra la segregación. “He luchado contra la dominación blanca, y he luchado contra la dominación negra. He soñado con una sociedad libre y democrática, donde todas las personas viven juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que vivo y espero lograrlo. Pero, si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir.”
Mandela visita la celda donde estuvo preso por años.
Mandela fue condenado a cadena perpetua y fue recluido en la Prisión de la Isla Robben, de máxima seguridad: una isla de siete kilómetros en la costa cercana a Ciudad del Cabo. Se negó a negociar en varias ocasiones a cambio de renunciar a la violencia: “Los prisioneros no pueden firmar contratos. Sólo los hombres libres pueden hacerlo”, argumentaba.
Fue liberado el 11 de febrero de 1990, En 1991, en la primera Conferencia Nacional del Congreso Nacional Africano, reconocido luego de casi 40 años de clandestinidad, Mandela renunció a la violencia. A pesar de las provocaciones, nunca abandonó su creencia en la democracia, en la igualdad y la educación. Nunca respondí al racismo con racismo. En una vida que simboliza el triunfo del espíritu humano sobre el dominio del hombre por el hombre, Nelson Mandela recibió el Premio Nobel de la Paz 1993, a nombre de todos los sudafricanos que sufrieron y se sacrificaron por la paz de Sudáfrica.
Mandela y DeKlerk muestran diploma y medalla del Premio Nobel de la Paz.
Fue el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente mediante sufragio universal. Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Mandela ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999, dando frecuentemente prioridad a su reconciliación.
En Sudáfrica, Mandela fue conocido como Madiba, un título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela. Ha recibido más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido en 1993 el Premio Nobel de la Paz.
Mandela fue hospitalizado en Pretoria el 8 de junio de 2013, en estado grave por una infección pulmonar. Después de cuatro días se informó de que su estado se había estabilizado, estando en un “estado grave, pero estable”. El 23 de junio se comunicó que tenía paralizado el 50 % del hígado y los riñones.
Nelson Mandela tuvo el 5 de diciembre de 2013 en Johannesburgo, tras cinco meses en estado crítico.
Nelson Mandela, ya jubilado, en los últimos años de su vida.

FRASES DE NELSON MANDELA:

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. La educación es el gran motor del desarrollo personal. Es a través de la educación que la hija de un campesino puede llegar a ser médico, que el hijo de un minero puede llegar a ser cabeza de la mina, que el descendiente de unos labriegos puede llegar a ser el presidente de una gran nación. No es lo que nos viene dado, sino la capacidad de valorar lo mejor que tenemos lo que distingue a una persona de otra

Después de escalar una gran colina, uno se encuentra sólo con que hay muchas más colinas que escalar.

Ser libre no es solamente desamarrar las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás.

Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

Detesto el racismo, porque lo veo como algo barbarico, ya sea que venga de un hombre negro o un hombre blanco. Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.

Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero.

Deja que la libertad reina. El sol nunca se pone sobre tan glorioso logro humano.

Nunca, nunca y nunca otra vez, debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra.

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad, que la forma en la que trata a sus niños.

En mi país vamos primero a prisión y luego llegamos a Presidente.

No hay nada como volver a un lugar que parece no haber cambiado, para descubrir en qué cosas ha cambiado usted mismo.

Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática en la que todos podemos vivir en armonía y con iguales posibilidades.

La democracia exige que los derechos políticos de las minorías se resguarden.

Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable.

Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada.

La mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre.

Si quiere hacer las paces con su enemigo, usted debe trabajar con él.

La prisión es una tremenda educación en la paciencia y la perseverancia.

Sueño un África en paz consigo mismo.

dan/sfd
Datos tomados de:https://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=pagina&id=438&id_opcion=38&op=51
SHARE