No se cómo los que están llamado a preservarla no se dan cuenta, pero parece que sí se dan; lo que sucede es que apuestan a hacerse los desentendidos por  conveniencia o por contubernio.

Aquí siento ahogarse en la garganta el “san Antonio” que quiero echar. Los cómplices empoderados serán más traidores que Pedro Santana, pero no les importa, pues tienen asegurado su statu quo en cualquier circunstancia. Se les garantiza sus condiciones actuales, o cuidado…

En un taller que imparto que he denominado “El Costo de una Patria en Sudor, Sangre y lágrimas”, que busca despertar vínculos sentimentales por el único pais del mundo en donde no somos extranjeros. Hago el siguiente cuestionamiento:

¿Cuál de estas tres cosas dura para siempre?  a) Un árbol de caoba, b) un árbol de roble, C) la Patria

Casi al unísono las personas dicen que la Patria, para llevarse como respuesta un rotundo “NO” y al seguir el intento de adivinar cambiando objeto siguen cosechando el mismo no. Pues la verdad es,  que nada dura para siempre y la Patria no es la excepción.

 

Tenemos la tendencia a creer que como, nuestros, abuelos y posibles bisabuelos nacieron aquí, eran dominicanos, para tropezar con la realidad que uno de ellos sino el bisabuelo, por lo menos el tátara no era dominicano, pues la República tiene apenas a la hora que escribo estas líneas ,178 años de fundada.

Muy probablemente ese bisabuelo nació en la parte oriental de la isla de Santo Domingo, pero con muy alta probabilidad no era dominicano, porque a la fecha, la nacionalidad no se había constituido, nadie podría haberle dicho dominicano.

No olvidemos que la nacionalidad se gestó en las mentes de Nuestro patricio y en el conjunto de Trinitarios.

Recordemos su juramento: “ En nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente: Juro y prometo por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano, y a implantar una Republica libre e independiente de toda dominación extranjera que se denominará República Dominicana, la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesados con una cruz blanca. Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad. Así lo prometo ante Dios y el Mundo, si tal hago, Dios me proteja: Y de no, me lo tome en cuenta, y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición, si los vendo”

No olvidemos que hay crimen por acción y crimen por omisión. Hay pecado por acción y por omisión, pues quien sabiendo hacer lo bueno y no lo hace peca, pues quien pudiendo evitar un crimen, no lo hace lo comete. Y para estos últimos tambien existen los cómplices, los que facilitan.

No tengo nada contra ningún extranjero que el derecho a sobrevivir lo lleve a migrar, tengo algo contra los nacionales que pudiendo regularlos los ignoran, hasta que la situacion explote y sea demasiado tarde para una reversión.

Oí decir al Director de Migración que perderíamos la nacionalidad, después de eso, sólo oigo su sepulcral silencio.

Por amor a Dios asumamos nuestro deber patriótico de preservarnos, cuéstenos lo que nos cueste.

Hoy la patria está en peligro inminente, nuestros vecinos ya no son nuestros vecinos son nuestros inquilinos, que conviven en nuestra misma casa y tienen la opción de compra y la ejercerán o más que comprarla en 20 años reclamarán ser propietarios por usucapión y los dominicanos como minoría nos conformaremos con que nos dejen vivir como ciudadanos de segunda, como extranjero en nuestra propia tierra.

Co… y ya no lo retengo en la garganta; qué se está esperando, ¿Cuál es “la bendita” complicidad, vamos a celebrar la presencia del caballo de Troya en cada rincón de este pais y lo seguiremos aplaudiendo?

Caray. cuantos irresponsables y cuantos cómplices y lo más duro: ¡Cuánta gente indiferente!!!

¡Oh Duarte! que luces tuviste cuando dijiste: “Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy que hombres sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la Patria”

¿Y tú que dices?

Hasta la próxima.

Dario Nin.

sfd

SHARE