MEDITACIÓN DIARIA

La importancia de la confesión

La oración es el vínculo de comunicación entre nosotros y nuestro amoroso Padre celestial.

14 de julio de 2022

https://intouch.azureedge.net/spanish/devo/ec_devo_2022_07_14_EAEDB.mp3

Salmo 66.16-20

Nuestras oraciones revelan lo que llena nuestro corazón. David lo entendió muy bien. Después de ser confrontado por Natán con respecto a su pecado, David suplicó ser limpiado y recibir un corazón limpio (Sal 51. 9, 10).

Si permitimos que el pecado sin confesar sea parte de nuestra vida, Dios no escuchará nuestras oraciones, pues el pecado crea una barrera entre nosotros y Él. El Señor ha prometido perdonar la transgresión una vez que admitamos que nuestra acción fue incorrecta, y nos apartemos de ella (1 Jn 1.9). Pero si solo confesamos nuestro pecado de la boca para afuera, y nos negamos a dejar la conducta impía, no nos hemos arrepentido de verdad.

Puesto que no siempre podemos discernir lo que se esconde en nuestro corazón, es prudente orar como lo hizo David en el Salmo 139.23, 24: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno”.

La oración es el vínculo de comunicación entre nosotros y nuestro amoroso Padre celestial. No permitamos que nada se interponga en nuestra relación con Él y obstaculice nuestras oraciones. Por el contrario, debemos confesar y apartarnos de todo pecado, para poder acudir a Él con un corazón puro.

Tomado de:https://www.encontacto.org/lea/devocionales-diarios

Dan/sfd.

16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios,

Y contaré lo que ha hecho a mi alma.

17 A él clamé con mi boca,

Y fue exaltado con mi lengua.

18 Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,

El Señor no me habría escuchado.

19 Mas ciertamente me escuchó Dios;

Atendió a la voz de mi súplica.

20 Bendito sea Dios,

Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

SHARE