MEDITACIÓN DIARIA

Muchas partes, un solo cuerpo

¿Está usted cumpliendo su papel en el Cuerpo de Cristo? Si no es así, ¿cómo puede empezar a hacerlo de una manera más dinámica y satisfactoria?

Para sacarle el máximo provecho a este devocional, lea los pasajes a los que se hacen referencia.

Por lo general, hay una época del año cuando los miembros de las iglesias se organizan para limpiar a fondo el templo. Son muchas tareas por realizar, y por ello ninguna persona es responsable de hacerlas todas.

Los trabajadores más fuertes se encargan de los trabajos más pesados, como mover muebles, mientras que otros limpian el polvo de los espacios pequeños. Algunos chicos se encargan de los suministros, mientras que otros preparan los refrigerios para que todos los disfruten. Cuando la congregación trabaja en equipo, todas las tareas se cumplen, y todos se benefician.

La clave es la reciprocidad. En las relaciones, no siempre tenemos las mismas capacidades, aunque sí deberíamos estar comprometidos a ayudar lo mejor que podamos con las habilidades y los talentos que Dios nos ha dado. Como dijo el apóstol Pablo en 1 Corintios 12.14-18: “El cuerpo no es un solo miembro, sino muchos… Mas Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso”.

PIENSE EN ESTO

  • ¿Está usted cumpliendo su papel en el Cuerpo? Si no es así, ¿cómo puede empezar a hacerlo de una manera más dinámica y satisfactoria?
  • Tomado de :https://www.encontacto.org/lea/devocionales-diarios
  • Dan/Sfd
SHARE