MEDITACIÓN DIARIA

La crianza piadosa

La crianza piadosa debe comenzar a temprana edad en la vida de un hijo, incluso antes de que comprenda el plan de salvación de Dios.

Deuteronomio 6.4-9

Como padres cristianos, deseamos ayudar a nuestros hijos a madurar para que se conviertan en personas temerosas de Dios. Queremos que acepten a Cristo como Señor y Salvador de sus vidas, que se den cuenta de que Dios tiene un plan para ellos, y que son responsables ante Él.

Recuerdo haber enseñado a mis hijos desde pequeños estas verdades, porque quería que los principios bíblicos moldearan sus pensamientos y decisiones. Si los hijos piensan que su única responsabilidad es con los padres, entonces cuando estén separados de mamá y papá, es probable que piensen que no tienen que responder ante nadie más.

Proteger a los niños mediante la disciplina es otro aspecto de la crianza piadosa. Cuando se hace con amor, les ayuda a entender la sabiduría de los límites que Dios pone, y la importancia del autocontrol. Necesitan saber que hay consecuencias dolorosas por la desobediencia, ya sea a los padres o al Señor.

La crianza piadosa debe comenzar a temprana edad en la vida de un hijo, incluso antes de que comprenda el plan de salvación de Dios. Luego, a medida que nuestros hijos crezcan, debemos continuar enseñándoles las verdades de la Palabra de Dios a medida que intercedemos en oración por ellos. Nunca dejemos de modelar la rectitud o de alentar a nuestros hijos en su relación con Dios.

Biblia en un año: Éxodo 10-12

Tomado de: https://www.encontacto.org/lea/devocionales-diarios

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Dan/Sfd

Read full chapter

SHARE