En audio

MEDITACIÓN DIARIA
La obra del Espíritu Santo
Dios no espera que afrontemos la vida solos; Él prepara y dirige a quienes ha llamado.

14 de marzo de 2023

2 Corintios 3.1-6

Dios tiene un plan para la vida de cada creyente, y por eso nos ha dado dones, habilidades y circunstancias para que se ajusten a sus propósitos particulares (Ef 2.10). Pero los objetivos del Señor para nosotros solo pueden cumplirse si dependemos del Espíritu Santo. Con frecuencia tratamos de enfrentar los retos de la vida solos. Por un tiempo, podemos tener éxito, pero a la larga, la autosuficiencia fracasa.

No podemos llevar a cabo el plan de Dios a nuestra manera y con nuestras propias capacidades. Sencillamente, no funcionará. De hecho, ser autosuficientes en realidad nos impide hacer lo que el Señor desea, y ahoga nuestro crecimiento espiritual. Si persistimos en nuestra arrogante autosuficiencia, es posible que tengamos que experimentar el fracaso para darnos cuenta de lo débiles que en realidad somos. Dios quebranta con amor nuestro orgullo al mostrarnos que somos insuficientes sin Él. Solo con su poder y dirección podemos tener éxito.

¿Se ha rendido usted al control del Espíritu Santo admitiendo su debilidad, y reconociendo el poder, la omnisciencia y la sabiduría de Él? El Señor no le llama a vivir la vida cristiana con sus propias fuerzas, lo cual es una imposibilidad humana. Más bien, quiere que le ceda el control y le permita vivir su vida por medio de usted.
Tomado de:https://www.encontacto.org/lea/devocionales-diarios
2 Corintios 3:1-6
Reina-Valera 1960
Ministros del nuevo pacto
3 ¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? 2 Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; 3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.

4 Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.
Dan/Sfd

SHARE