Como recibes los mensajes “negativos” que llegan a tu vida.Asumir la Responsabilidad de Nuestros Sentimientos

En audio

 

Por Darío Nin

06 08 2023

Como recibes los mensajes “negativos” que llegan a tu vida. Asumir La Responsabilidad De Nuestros Sentimientos

Hace unos días apoyando en los conocimientos que he adquirido sobre la comunicación no violenta (CNV), he estado compartiendo con ustedes lo que va calando en mí y que considero trascendente e importante.

En esas entregas he abordado lo relativo al efecto de tus palabras; si son ventanas para liberar o paredes para encerrar  y en una segunda entrega toco el tema de como respondes a la información que te llega de alguien si lo observas desde una perspectiva neutral, si la analizas o si las juzgas.

En la entrega de este día se centra en las opciones que tenemos para recibir los mensajes “negativos” que llegan a nuestra vida, a tu vida.

Marshall Rosenberg en su libro sobre comunicación no violenta (CNV) nos hace ver que existen cuatro (4) maneras u opciones en la que podemos responder a estos mensajes, que enumeradas son las siguientes: 1. Culparnos. 2. Culpar a los otros. 3. Percibir nuestros propios sentimientos y necesidades. 4. Percibir los sentimientos y necesidades de los otros.

Considero que una manera adecuada de abordar este tema es con un ejemplo.

Para no correr el riesgo de perderme y ser parco en la explicación tomaré el mismo ejemplo que él utiliza en su libro que ya está depurado.

Observe la siguiente expresión e imagine que se la ha dicho alguien; esposa/o, un amigo, o alguien que usted supone que está irritado contra usted y le dice: «¡Eres la persona más egocéntrica que he conocido en mi vida!».

Conociéndose como cree que se conoce, como respondería a esta afirmación.  Le sugiero que lo reflexione antes de seguir leyendo.

Como no tengo conocimiento de cuál, ha sido su respuesta veamos desde el análisis que hace el autor.

Si tomó la expresión de forma personal puede ser que su respuesta vaya en el sentido de: «Sí, debería ser más sensible con los demás».

Es decir, aceptando el punto de vista de la otra persona y en consecuencia, se eche usted la culpa.

Esta opción la considera el Dr. Rosenberg como que vulnera su autoestima y le cuesta un precio muy alto, ya que le lleva a sentirse culpable, avergonzado y hasta deprimido.

Tambien tiene en su tabla de opciones el que le atribuya o le eche la culpa a su interlocutor, o sea, a quien le increpa a usted su egoísmo y en respuesta responda: «No tienes derecho a decirme esto. Siempre tengo en cuenta tus necesidades. ¡Tú eres el egocéntrico!».

Si esa fue su respuesta lo más probable es que sienta usted rabia durante lo externa y al concluir y agrego yo, muy probablemente la rabia continúe más allá.

Existe la posibilidad que tome una tercera opción al recibir el mensaje negativo. Esta repuesta es reflexiva y lo lleve a hacer que brille la luz de su conciencia para que pueda ver con claridad sus sentimientos y necesidades

Hay que acotar que lo que hacen los otros puede ser el estímulo para que afloren nuestros sentimientos y necesidades, pero no la causa

De ser asi podríamos, por ejemplo, responder: «Cuando me dices que soy la persona más egocéntrica que conociste en tu vida, me siento herido, porque yo querría que reconocieras los esfuerzos que hago para tener en cuenta tus preferencias». Esa respuesta es del autor.

Al centrar la atención en nuestros sentimientos y necesidades, tomamos conciencia de que sentirnos heridos en esta circunstancia deriva de nuestra necesidad de que se reconozcan los esfuerzos que hacemos.

Cuando recibimos un mensaje negativo tenemos, finalmente, una cuarta opción, que consiste en iluminar con la luz de la conciencia los sentimientos y necesidades de la otra persona en ese momento según ella misma los expresa. Podríamos preguntarle, por ejemplo: «¿Te sientes herida porque necesitas que se tomen en cuenta tus preferencias?». En lugar de culpar a la otra persona por lo que sentimos, aceptamos la responsabilidad que nos corresponde reconociendo nuestras necesidades, deseos, expectativas, valores o ideas.

Lo que aquí hemos recreado parte o tiene como base lo sostenido por el Dr. Marshall Rosenberg, sobre la comunicación no violenta en su obra “Comunicación no Violenta. Un lenguaje de Vida” Espero sea de su interés y le saque el provecho necesario para una comunicación más efectiva.

Dan/Sfd S R

SHARE